“El campamento”: no discutir con la emoción

© Luis Pescetti