3. ¿Qué te hace sentir fuera de lugar? ¿Qué te hace sentir bienvenido?

¿Qué cosas te hacen sentir fuera de lugar?: Ser consciente de la sensación de estar fuera de lugar, y a qué la provocó. Desnaturalizar el hecho de sentirse fuera de lugar. Ver ahí también hay rasgos de identidad, singularidad. Revisar supuestos sobre infancia que devienen en actividades fallidas. Ver a los niños como inmigrantes ayuda a hacer empatía y comunicar mejor hacia ellos. ¿Qué te hace sentir natural en tu ser?: Llevar conciencia sobre el alivio de la sensación de encajar, de reconocer como propio. Reconocer en esa sensación rasgos de singularidad, identidad. Identificar cuándo nos sentimos hábiles o en confianza. Pensar qué escenarios, condiciones, nos favorecen. Buscar al oyente como aliado, no hay que “vencer/conquistar” al oyente. Reconocer profesionales, gente de oficio, que no hacen de su saber una herramienta de poder.

El “no” también construye

Mi carrera, mi estilo de composición y escritura está hecho tanto de las cosas que tomé, como de las que descarté.

Muchas veces tendemos a pensar que la identidad se enriquece con todos los recursos que sumamos, de hecho usualmente pensamos que la idea misma de construir se basa en agregar.

Pero la creación no es, literalmente una suma, sino también una resta, tan gráfico como en la escultura y el proceso de quitar lo que no será la forma final, como en elegir una figura, ir hacia ella y descartar todas las otras formas. Y también como en borrar y borrar lo redundante en un texto.

Una línea de diálogo no exprime todo lo que podría decirse, antes bien, lo máximo de la expresión estalla por lograrlo con una gran economía de medios.

Sentido del humor, riesgo y empatía

Canción de "El niño caníbal", empatía, sentido del humor, riesgos del humor, desarmar criterios autoritarios, desarmar miedo (fragmento de la charla en el Centro Cultural Recoleta (BsAs, ARG). "El niño caníbal" (Virulo), es una canción muy usada en las escuelas y, a veces, resistida.

Cuando el relato nace según quién nos oye

Nuestras narraciones nacen, cambian y se orientan según quién nos oiga y cómo reaccione. Aplausos, silencios, emoción, distracciones, comentarios, son todos signos que modelan el relato.

Miradas que pesan o que alientan

Dos listas: una de “aliados/ amigos/ amores/ fanas”, como quieran llamarlos, y otra de “antagonistas/ ufh/ plomos/competidores…“, como quieran llamarlos, también.

Guardar la escala humana

Es mejor que el antagonista o el aliado sea del mundo cercano del narrador, para que no se inmovilice la acción, o para que el relato no se vea sobrepasado moralmente.

Inmigrante y anfitrión

Adaptarse a un medio nuevo, sea que uno se resiste o se asimila, es agotador, un trabajo de 24 horas que insume toda nuestra energía. La actitud del anfitrión puede ayudar o complicar las cosas.

Todo anfitrión fue recién llegado

Como adultos (es decir, locales) tenemos que aprender a manejar nuestra frustración, impaciencia. Una buena guía es decirnos: ¿Se acuerdan de cuando empezaron algo?

Ética del anfitrión

Es sano no hacer uso del poder por ser locales. Proponemos ejercicios en los que no hay un centro definitivo y para todos, ni un titular que lo sea siempre y en cualquier parte.

La vastedad de ser nuevos

Todo espacio nuevo parece vasto y plagado de reglas desconocidas. Al estrés de ser nuevos, no agregar el estrés de equivocarnos.

Dramatizaciones

Ejercicios de desplazamiento: el que es autoridad en un ámbito, no lo es en otra situación (el médico en lo del mecánico, el mecánico en lo del dentista, etc.).

Entiendo a los chicos como inmigrantes

La metáfora del inmigrante cuando uno piensa en los chicos: el inmigrante tiene sentimientos encontrados de gratitud y rechazo; pierde las referencias conocidas; todo resulta absolutamente nuevo; necesita de alguien para casi todo.

El inmigrante es un observador

El niño, al igual que cualquiera que llega a un país nuevo, mira todo con cierta distancia, a veces crítica, a veces de asombro.

El valor del error

Un error puede ser visto como el desvío de un plan, de una norma, de una expectativa de resultado, y eso es la misma condición de cualquier salto creativo, o de un hallazgo.