Análisis de la canción: “Me toca ser varón” (ironía sobre el canon masculino)

© Luis Pescetti