Manejar no es de vivos

de la serie “la educación vial desde el punto de vista de los niños” (ver completa click acá)

 

Texto dirigido a los docentes

Gustavo Schujman

¿Qué pasaría si todos hicieran lo mismo?

 

En la canción, el personaje se cree “piola” porque transgrede las normas y trata de gil a quien las respeta. Es recomendable tomar en cuenta estas nociones de “gil” y de “piola” o “vivo” para plantear cuestiones éticas muy significativas. ¿Es piola el que hace trampa o el que transgrede las normas? ¿Qué pasaría si todos/as actuaran como él?

 

La pregunta ¿qué pasaría si todos hicieran lo mismo? es muy pertinente al evaluar si una conducta es buena o es mala.

 

Como ha sostenido el filósofo alemán Immanuel Kant, para determinar racionalmente si una acción es buena o mala debemos hacer el ejercicio de preguntarnos qué pasaría si transformásemos en ley universal la decisión que motiva esa acción.

 

El resultado de ese ejercicio racional es claro: cuando lo que nos proponemos hacer es bueno, no tenemos inconvenientes en concebir un mundo en el que todos actuaran de ese mismo modo. Pero cuando aquello que nos proponemos hacer es malo nos resulta imposible o indeseable concebir un mundo en el que todos actuaran así.

 

Entonces, cuando nos proponemos hacer algo, debemos asegurarnos de que desearíamos que todos los demás hicieran lo mismo si se encontrasen en la misma situación. En otras palabras, lo que creo que vale para mí, debe valer también para todos los demás. Cuando actuamos bien, no tenemos dificultad en concebir que lo que nos proponemos hacer valga como ley universal. Si me propongo salvar a alguien que está en peligro, puedo querer que todos hagan lo mismo si se encuentran en una situación similar. En cambio, si me propongo mentir, no puedo querer que todos mientan, porque si todos mintieran nadie creería en la palabra de los demás, con lo cual la palabra misma dejaría de tener sentido. Por eso, cuando actuamos mal, no queremos que lo que nos proponemos hacer se convierta en ley universal.

 

Cuando actuamos mal pretendemos ser la excepción. El mentiroso quiere mentir, pero no quiere que le mientan, se considera a sí mismo una excepción, se cree autorizado a mentir, pero niega tal autorización a los demás.

 

Desde esta perspectiva, es inconcebible, indeseable y contradictorio un mundo en el que la inobservancia de las normas fuera la norma.

 

Actividades

 

1. La palabra “gil” suele ser emparentada con la palabra “tonto”. Lo contrario del “gil” sería el “piola” o el “vivo”. ¿Les parece que no respetar las normas de tránsito es ser “piola”? ¿Por qué? ¿Les parece que respetar las normas es ser tonto o gil? ¿Por qué?

 

2. ¿Hacer trampa es algo “piola”? ¿El tonto es el que no hace trampa, aunque pierda? ¿Qué es hacer trampa?

 

3. ¿Alguna vez hiciste trampa para ganar en un juego? ¿Cómo te sentiste? ¿Te gustó ganar haciendo trampa?

 

4. ¿Alguna vez te hicieron trampa para ganarte en un juego? ¿Cuando te diste cuenta de que te habían hecho trampa, cómo te sentiste?

 

5. ¿Qué pensás del que dice “hay que ganar sí o sí, cueste lo que cueste y de cualquier modo”?

 

6. ¿Qué pasaría si todos actuaran como este personaje que se cree “piola”? ¿Qué pasaría si nadie respetara las normas de tránsito? Dibujá una situación en la que todas las personas transgreden las normas de tránsito al mismo tiempo (porque piensan que son piolas). ¿Cómo es esa situación?

 

7. ¿Qué cosas es importante que respetemos todos y todas?

 

8. ¿Qué cosas no es tan importante que respetemos todos y todas?

 

9. Vamos a invertir los términos. En realidad, el gil es el que se cree piola y llama “gil” al que respeta las normas. Entonces, ¿qué recomendaciones le darían a este gil?

 

10. Inventen un cuento en el que el protagonista es este gil, pero se da cuenta a tiempo y deja de serlo. Se podría titular: “El día en que dejé de ser gil”.

 

11. ¡El semáforo! Armen un semáforo en el piso con tres círculos de colores: rojo (no estoy de acuerdo), verde (estoy de acuerdo) y amarillo (no lo sé).

 

Ante las diferentes partes de la canción, la música se para y se van ubicando. Después, piensan todos juntos y juntas por qué se fueron poniendo en diferentes lugares.

-”Si respetás el verde sos un gil”.

-”Si esperás el verde sos un gil”.

-”Si no tomás alcohol sos el más gil”.

 

12. ¿Qué podemos hacer para que en la calle haya “menos giles”? Escriban o dibujen estas propuestas en carteles.

 

 

de la serie “la educación vial desde el punto de vista de los niños” (ver completa click acá)

© Luis Pescetti